Employer Branding

Employer Branding es una estrategia que surge de la fusión del marketing y los Recursos Humanos. En el último tiempo las empresas se dieron cuenta de la importancia de desarrollar una marca como empleador, de generar una imagen exitosa como organización para atraer nuevos talentos.
Uno de los ejes de dicha estrategia es el cliente, que en este caso es el propio empleado. Él actúa como “embajador de la marca”, es la figura visible, quien refleja cómo se trabaja en la organización. Por esto es importante velar por sus intereses y cuidar todos los aspectos: generar confianza, gestionar con criterios de justicia, reconocer el esfuerzo y la dedicación, comunicar en torno al proyecto empresarial y preguntar sobre cómo se puede mejorar la contribución. A nivel individual es imprescindible tomar en consideración la atención personal, la delicadeza en el trato y el diálogo. Se debe transmitir la idea de que cada uno es una persona única e irremplazable. La empresa debe intentar que el empleado logre un equilibrio entre su vida familiar y las aspiraciones laborales y corresponde a la organización optimizar las medidas para que esto sea posible. La premisa “Si quieres vender afuera, tienes que vender primero adentro” se ajusta claramente al concepto Employer Branding, porque el empleado es un reflejo de la organización.
La estructura directiva y gerencial también tiene un gran peso en la delineación de la estrategia. Es un requisito indispensable contar con un equipo de mandos adecuado, con madurez y humildad, que trabaje unido a su gente, que piense en cómo desarrollar sus fortalezas para que crezca su aporte a la empresa y cada uno de ellos, humana y profesionalmente.
En este caso la comunicación interna es la protagonista. Un buen fluir de la información a nivel empresarial permite a los empleados sentirse parte real y compartir los objetivos, genera un compromiso con la organización. Si bien son varios los medios que sirven a este propósito, Internet es el preferido. Crear foros de discusión exclusivos para los empleados en los que no haya ningún tipo de control por parte de la empresa, les da la posibilidad de intercambiar opiniones y experiencias con libertad y crear otro tipo de vínculos con sus compañeros de trabajo.
La comunicación externa será el producto del trabajo en conjunto del personal de Recursos Humanos, de la Dirección General y de los responsables de mercado. Los primeros y los directivos serán los encargados de conseguir una identidad atractiva mediante el conjunto de valores, trasladables de forma palpable a beneficios y condiciones; y los de mercado deberán difundir estos valores de marca empleadora al mercado laboral principalmente mediante inversiones en medios especializados.
Así, a partir del empleado se genera un círculo virtuoso: el empleado satisfecho atrae nuevos talentos, los valores de la empresa se esparcen en el mercado laboral y la organización se posiciona como buena empleadora. Una imagen positiva potencia a la empresa en todos los sentidos y resulta atractiva para aquellos individuos o colectivos que tienen algún tipo de interés como los accionistas, los clientes, los distribuidores, los proveedores, la comunidad, los gobiernos, los grupos de presión, los medios, la competencia y las asociaciones comerciales. Todo el proceso de Employer Branding junto con la estrategia de recursos humanos, logrará así una mejor productividad y mayores ganancias.
A diferencia de lo que piensan muchos profesionales, las épocas de crisis económicas son adecuadas para la implementación de este tipo de estrategias. Reforzar el equipo de trabajo y gestionar el talento del que se dispone para asegurar la estabilidad en el mercado debe ser el objetivo principal. Ante este tipo de situaciones también es importante recomponer el compromiso de los propios trabajadores, evitar el desapego, demostrar que el proyecto empresarial es viable y sobre todo mejorar la comunicación interna promoviendo acciones eficaces en todas las estructuras de la empresa. Es fundamenta retener el talento ya que en situaciones de incertidumbre, donde las expectativas de encontrar trabajos alternativos se reducen, sólo tenderán a moverse aquellos que tienen una alta cualificación y preparación profesional. Hay que tener en cuenta que las crisis son ciclos que llegan a un fin, mientras que las personas y sus habilidades permanecen en el tiempo, por lo que estar alerta y preparado para recibir nuevos talentos debe ser una prioridad.
La estrategia Employer Branding dio sus frutos en varias empresas. Entre las más reconocidas se encuentra Google. Esta compañía norteamericana fundada en 1998 es famosa por la forma en que trata a sus empleados: no sólo por las salas de juegos y de esparcimiento con que cuenta cada edificio de la empresa, sino también por el incentivo que le da a cada uno para crecer profesionalmente junto a la organización. Los medios de comunicación se hicieron eco de esta situación y hoy muchos tienen como objetivo trabajar allí.
Una empresa con buena imagen resulta atractiva para cualquier profesional y los talentos permiten que la organización siga adelante y logre todas sus metas. El concepto Employer Branding conjuga todo lo necesario para lograrlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: